Archive for the ‘[———ASANA 29———] Torsión de Piernas hacia atras__________________________’ Category

ASANA 29 Torsión de Piernas hacia atras

junio 29, 2009

La postura adoptada aquí y que he llamado postura de torsión de piernas hacia atrás, consiste básicamente en realizar una simple torsión de piernas de modo invertido o “hacia atrás”.

Postura Torsión Piernas atras V01 RSZ 00

Esta es una postura en apariencia sencilla pero que no lo es, por el contrario implica un grado alto de armonización corporal y de flexibilidad a la vez que nos obliga a adoptar nuevos paradigmas mentales.

Para realizarla primero nos acostamos boca arriba en la postura del cadáver o shavasana, con nuestra mente relajada y calmada.

Una vez colocados en dicha posición flexionamos hacia atrás una pierna, la izquierda o la derecha, según se desee, pues primero se hace hacia un lado y luego hacia el otro lado del cuerpo como es necesario hacer con todas las asanas que no son simétricas y que operan con un lado del cuerpo.

Para doblar la pierna nos auxiliamos de nuestras manos. Tomamos con la mano el pie que queremos doblar hacia atrás y con la mano la doblamos llevándola a su posición invertida.

Postura Torsión Piernas atras V01 RSZ 01

Debemos intentar mantener nuestra espalda lo mas pegada posible al piso con lo cual se refuerza el estiramiento en la pierna doblada, sobre todo en los músculos de los muslos y en los glúteos.

Podemos permanecer unos segundos en dicha postura e incluso utilizarla como una asana independiente, pues de por si implica grandes aportes a nuestro organismo.

De continuar con el desarrollo completo de la postura, tomamos entonces el otro pie y doblándolo lo colocamos encima de la rodilla que anteriormente habíamos doblado.

El peso de esta pierna colocada sobre la rodilla contraria obliga a dicha pierna a pegarse al piso con lo cual se incrementa de modo radical la torsión de la pierna doblada hacia atrás.

Postura Torsión Piernas atras V01 RSZ 00

Una vez colocada la pierna contraria sobre la rodilla entonces llevamos los brazos hacia atrás y nos estiramos en la dirección de la pierna doblada. Esta acción nos tensiona los músculos de la espalda y nos refuerza la tensión sobre la zona lumbar.

Permanecemos en dicha postura entre 10 y 20 segundos.

Luego repetimos la misma asana pero con el pie contrario al anterior con el objetivo de restablecer la simetría y la armonía.

Entre los beneficios que nos aporta esta asana esta el aporte a la flexibilidad de los músculos de las piernas así como los de los muslos. Se ejerce una enorme tensión en los glúteos y en los músculos de la espalda

Es una postura que nos relaja los músculos pues nos tensa el cuerpo hacia la postura contraria a lo que acostumbramos a realizar en nuestras actividades cotidianas

Nos obliga a adoptar nuevos paradigmas mentales así como nos libera la mente de esquemas preestablecidos logrando armonizarnos.

Anuncios